Los cineastas más extremos del mundo


Publicado porEditorial Graffiti el 16:02

Fabrizio Prada
Previo a la celebración de la tercera versión del Festival Mundial de Cine Extremo, en el puerto de Veracruz, Víctor Benítez conversó con Fabrizio Prada, uno de sus organizadores, en torno al concepto “extremo”  del festival, los directores invitados, los países participantes y las propuestas estéticas basadas en las nuevas tecnologías.
En el contexto de las fiestas patronales, desde hace tres años, del 20 al 24 de febrero, se lleva a cabo el Festival Mundial de Cine Extremo, festival que busca presentar y premiar cortometrajes y largometrajes filmados en condiciones extremas –sin presupuesto–.
El festival que toma lugar en el puerto de Veracruz es realizado por Fabrizio Prada, Récord Mundial Guinness, cineasta y guionista; y Miguel Salvador Rodríguez, presidente de la Fundación de la Crónica de la Ciudad de Veracruz.
Aunque con mucho esfuerzo y condiciones casi extremas, se realiza el festival queriendo consolidarse en sí mismo. El festival contará con la presencia de grandes trabajos de cineastas alrededor del mundo y premiará sólo a los mejores.
Para conocer más sobre el festival, Fabrizio aceptó una entrevista para Performance con el fin de conocer un poco de la trayectoria y trascendencia del festival.
¿En qué consiste el festival Extremo?
Se llama Festival Mundial de Cine Extremo porque en los cinco continentes convoca películas hechas en condiciones extremas de producción, lo que quiere decir que no cuentan con apoyos fuertes, algunas cuentan con apoyos pero mínimos, sin presupuesto, y otras incluso sólo se generan con el trabajo voluntario del equipo que la realiza, los actores, el equipo técnico, y eso se hace posible gracias a la nueva tecnología digital. Poder hacer algo prácticamente sin dinero. Nuestra visión es realizar un festival de películas hechas sin dinero. Hablar “sin dinero” en el cine es decir “con tantito dinero”, pero nos han llegado películas, como una irlandesa de este año que se hizo con 100 libras, que vendrían siendo como dos mil pesos, y es un largometraje muy bueno de fantasmas. Nos dice el director George Clarke que la gente se llevaba el lonche desde su casa, entonces no tenían ese gasto, además de que usaban un edificio antiguo abandonado. Este tipo de experiencias que están sucediendo en todo el mundo se están convirtiendo en un movimiento de cine extremo, lo que queremos consolidar en esta tercera edición es que no sólo sea el festival donde se proyectan películas y se dan premios, sino que también se haya creado un manifiesto de este movimiento global de cineastas de distintos países.
¿Es un festival que viene de España a Veracruz?
No, es un festival original de Veracruz, lo que pasa es que  hay mucho participante de España. Usualmente se están haciendo muchas películas allá; hace poquito en una entrevista dije que habría películas españolas este año pero también habrá películas de todas partes.
¿Cuál es la idea de hacerlo en una ciudad como Veracruz y no en el Distrito Federal, por ejemplo?
En primera porque es un cine alterno, fuera de la industria, fuera de los círculos, entonces no está centralizado. Esto es un festival que surge, desde su idea, en el interior, en Veracruz porque es una ciudad antigua, la más antigua de México, es la puerta de América como puerto y creo que eso le da un valor doble como sede. El primer festival de cine en la ciudad más antigua de México.
¿Cuál es la diferencia de este festival con otros festivales?
Es justo que tiene una programación exclusiva, son películas que en ningún otro festival de México vas a ver. Son películas que nos llegan directamente a nosotros con premier en México, otras son premier continental y otras más premier mundial, películas que nunca se han exhibido en ningún lado. Entonces eso le da un valor agregado al festival.
¿Cuál consideras que ha sido el balance?   
Ha ido creciendo, despertando más interés. Ya lo esperan en Veracruz. Hay gente de Xalapa que desde el año pasado fue al festival, gente de otros lados, incluso de Tijuana, de Oaxaca. El primer año llegó gente de Cuba. Va a llegar gente de Los Ángeles, aparte de los jurados, gente que tiene su película en concurso y que consiguen el medio para poder llegar. En varios caso, no en todos, como son cineastas extremos, no tienen todos para un pasaje pero de conseguir su pasaje pues sí vienen.
¿Hay apoyo por parte de las instituciones?
El Festival Mundial de Cine Extremo se hace en colaboración con la Fundación de la Crónica de la Ciudad de Veracruz, y esta fundación es presidida por Miguel Salvador Rodríguez Azueta, es escritor del puerto veracruzano. Ha hecho un esfuerzo por recuperar las festividades patronales que se habían perdido y que lleva unos seis años volviéndolas a hacer, y nuestro festival se hace en el contexto de estas fiestas. Él y yo hemos hecho un equipo muy bueno y ésta sería la tercera vez.
Tenemos apoyo de la Sectur del estado de Veracruz, también apoyo de la Secretaría de Cultura del Municipio de Veracruz y estamos por definir algunos patrocinios de la iniciativa privada, pedimos unos apoyo que no sabemos si nos van a llegar o no, que casi todo es en especie, para poder realizar todo, por ejemplo albergar a los jurados e invitados, para poder viajarlos.
¿En dónde se va a realizar la presentación de las películas?
Hay dos vertientes del festival, largometraje y cortometraje. Los largometrajes se dividen en ficción y documental, estos se van a proyectar en el Museo de la Ciudad de Veracruz, durante el día, desde las 10 u 11 de la mañana hasta las siete de la noche. Los cortometrajes se proyectan en la noche en el Hotel Veracruz, que es el hotel sede del festival en el centro histórico. Los cortos se ponen desde las ocho de la noche hasta eso de la 10. Son cuatro días de proyección y el quinto día lo tiene el jurado para deliberar; por la noche se hace la premiación en el Teatro Clavijero. Todo en el Centro Histórico de Veracruz.
¿Quiénes van a ser los jurados?
En largometraje este año Jorge Ruffinelli, crítico de cine especialista en cine latinoamericano. Él hizo las enciclopedias de cine latinoamericano y viene desde Standford University, y Fernando Bañuelos, que conduce un programa de cine en una cadena importante de televisión. Ivonne Moreno, que es curadora de arte y ahora es subdirectora de Cultura en el municipio de Veracruz.
En el de corto estará Jimena Guarque, directora de la Escuela Veracruzana de Cine Luis Buñuel. Va a estar María Roman, una actriz rumana que es egresada del New York Actor Studio y está haciendo sus primeras películas en Hollywood, pequeños papeles pero ahí va llevando su carrera; y Sofía Téllez, directora de teatro de Costa Rica, e Isidro Laisequilla, creador de video independiente en el puerto de Veracruz. Vamos a dar un reconocimiento a Pilar Pellicer, una actriz mexicana de teatro y cine.
¿Cuáles son las expectativas que tienes de esta emisión del festival?
En primera me gustaría que lleguen más cineastas, más que los otros dos años, que lleguen más participantes y público interesado. En balance, el primer año tuvimos poco público en largometrajes y mucho público en cortometrajes, y la clausura llenó el Teatro Clavijero, que tiene 600 butacas. El segundo año bajó el público en la clausura pero hubo más público que vio largometrajes y cortometrajes. Me gustaría que este año crezcan las dos cosas. Tener lleno el teatro y las exhibiciones del teatro.
Hay una relación que no cuadra muy bien, y es que dices que no se necesita un presupuesto o un gran presupuesto para hacer películas, pero una escuela de cine es bastante cara. Estamos hablando que este festival presenta películas que se rodaron con menos de lo que cuesta una colegiatura en la escuela de cine.
Sí es cara, la Luis Buñuel, hablando de Xalapa no es tan cara como otras, pero sí es cara. La Universidad Veracruzana no tiene la carrera de cine, y ninguna otra institución pública. La Escuela Veracruzana de Cine es la única que tiene licenciatura en el sureste de México, pero sí es elitista. Básicamente la mayoría de los alumnos que estudian ahí son de fueras.
Muchos casos en el festival son gente que se ha autoformado. Hay tres vertientes, los que se han autoformado, los que salieron de comunicación porque tenían ganas de hacer cine y los que estudian cine.
¿Cómo se hizo la selección de las películas?
Recibimos muchas películas, unas 600 de todo el mundo, y se dividieron en dos comités, uno que ve los largometrajes y otro los cortometrajes. Se busca que tengan un buen nivel de guión, que estén bien hechas técnicamente; a veces si el guión es bueno pero técnicamente es mala, se puede aceptar. Pero casi en general están muy bien hechas todas las películas.
Posteriormente unos meses después al festival, haremos la proyección en Xalapa, lo más seguro es que pueda ser en El Ágora, pero eso habría que confirmarlo para por lo menos proyectar a los ganadores.
¿Cuál es tu objetivo personal al realizar el festival?

Este año quiero hacer una redacción y firma de un manifiesto del cine extremo mundial, que no se quede como un festival sino como un movimiento mundial y que los cineastas de todo el mundo vean que esto se está haciendo. Incorporar textos que vayan mandando de la fecha al día del evento y ver cómo los documento. Que no se quede en esfuerzos independientes, si bien todos va a seguir produciendo de la misma manera, poder al menos generar un movimiento.




Por Víctor Benítez 



Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.