PosBirdman


Publicado porEditorial Graffiti el 12:39

El ampuloso consentimiento que recibió la película Birdman de Alejandro González Iñárritu, es parte consustancial de vivir en la época del capitalismo artístico, tal y como lo plantean Gilles Lipovetsky y Jean Serroy.
Pensemos que en 1965 –hace cincuenta años–, la Academia no habría otorgado el Óscar a la cinta de Alejandro, porque en aquel contexto Robert Wise se llevaba todas las estatuillas por una cinta como La novicia rebelde.
Ese año del 65 pudieron ganar El barco de los locos de Stanley Kramer, Darling de John Schlesinger, A thousand clowns de Fred Coe o Doctor Zhivago de David Lean, quien sólo se llevó el Oscar al Mejor Guión Adaptado. O pongámoslo al contrario: es probable que la pieza de Kramer o la historia de Lean, adaptando nada más el libro de Boris Pasternak, cincuenta años después ganarían un Óscar a la mejor película.
Son, definitivamente, otros contextos, y hoy se permite que un filme como Birdman sea reconocido por propios y extraños o poco habituados a una narrativa que irrumpe la estructura lineal, que revira convenciones del género mezclando abruptamente ironía con melodrama, que provoca con presuntuoso plano secuencia y que se da el lujo de un metadiscurso alambicado al hinchar la semilla de su película que es la discusión en torno al amor de Raymond Carver.  
La sola mención de un director como González Iñárritu ya se escucha como parte naturalizada de esa estética global de un capitalismo que permite todos estos cruces de naciones, estilos, estéticas y discursos.
Y no me refiero nada más a la posible insinuación del origen de Alejandro sino también al discurso que propuso y sedujo a la que, a mi parecer, siempre es una academia conservadora –bueno, ahí está el ejemplo de La novicia rebelde.
Por ejemplo 8 1/2 de Federico Fellini obtuvo el Óscar a la Mejor Película Extranjera, pero no imaginamos que su complicada trama garantizara el premio máximo. Por ese motivo es de mayor valía saber que Birdman haya ganado cuando su destino parecía más inclinado a festivales de un cine donde se resalta el supuesto cine de autor. La señal que ofrece Birdman abre la posibilidad del reconocimiento estético a obras en apariencia de tono menor como El gran hotel Budapest de Wes Anderson.
En esta coyuntura se puede hablar que en 2014 se abrió un ciclo de películas que abonaron aspectos estéticos y discursivos muy de vanguardia como Leviatán de Andréi Zviáguintsev y Mister Turner de Mike Leigh –en mi particular punto de vista el trabajo de Leigh fue la mejor fotografía y diseño conceptual del año pasado.
Mencionamos de paso sólo algunos aspectos de Leviatán, dirigida por Andréi Zviáguintsev, de quien conocemos El regreso y Elena, ambas películas ejercicios estupendos de una narración contrita como esa inolvidable Pickpocket de Robert Bresson. El discurso de Zviáguintsev es una reflexión moral en la vena del Andrei Tarkovski de La infancia de Iván y El espejo, por aquello de lo inestable en la figura del padre. Zviáguintsev muestra un juego simbólico con reminiscencias religiosas que debate el amor de familia.
Con Leviatán hallamos una paciente pero demoledora anécdota ética. Al igual que el Woody Allen de Crímenes y pecados, Zviáguintsev vence de nueva cuenta la culpa de Dostoievski. Esta poética desoladora, que no usa adjetivos visuales, en cambio es un paradójico mosaico donde ya no vemos la oscuridad del castillo kafkiano para representar a la burocracia y la corrupción de la Rusia de Putin.

Leviatán es un imponente esqueleto de ballena abandonado  en la ciudad costera Pribrezhny. La parábola de Job le sirve a Zviáguintsev para mostrarnos el cinismo de este capitalismo global. Leviatán en este fúrico mundo posBirdman también merece citarse como un inteligente filme: sobrio, profundo y crítico, los que aplaudieron el cine de autor de González Iñárritu, espero, deberían también aplaudir a Zviáguintsev aunque sea ruso.




Por Raciel D. Martínez

Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.