El regreso de un clásico


Publicado porEditorial Graffiti el 17:46

Hombre y esfinge (Esteban Azamar)
La leyenda es consustancial para nimbar con lauros de oro la efigie de ciertos artistas. En el breve periodo de una década, entre la segunda mitad de los años ochenta y la primera mitad de los noventa, uno de los pintores que se perfilaba como perdurable era Esteban Azamar. Nacido en 1954, en Minatitlán, Veracruz, el artista había demostrado firmeza y levedad en el trazo siendo a la sazón un gran dibujante, además de un don para componer obras que si figurativas inducían a un orden simbólico. Era claro que para Azamar  el acto pictórico no constituía una sencilla representación del orbe cotidiano ni una asimilación nostálgica del neoclásico sino un orden en el que cada elemento poseía un secreto susurrando sibilino al espectador. Una composición plástica que participaba del encuentro entre elementos ajenos entre sí pero sin el habitual dejo surrealista. Diríase, como lo atestigua su preferencia por alusiones escultóricas y pétreas, que era un arte de ruinas, el testimonio de una razón fragmentaria.
El cambio de milenio transformó este derrotero . La devoción filial apartó a Azamar no sólo de la pintura sino de toda actividad ajena a la dedicación a su amada madre. Sus selectas obras –sólo lista dos exposiciones individuales y apenas una decena de colectivas– se convirtieron en emblemáticas y aun hoy circulan en subastas de Internet.
Azamar ha sufrido un profundo dolor, uno de esos golpes como el rayo de Vallejo, que lo han obligado a recapitular sobre la existencia y también sobre los fundamentos del arte. Paulatinamente ha retomado el sendero, primero como alumno, después como maestro de formación estética y últimamente otra vez como ejecutante. El lienzo aún aguarda pero entre tanto este ignoto maestro actúa con la fotografía digitalizada.
Las muestras de este quehacer recuerdan las composiciones clásicas de Azamar. Hombre y esfinge por ejemplo retoma una antigua fotografía de desnudo y la entrevera con una suerte de quimera que Azamar compuso con objetos encontrados. La composición evoca la serie de óleos de Azamar con fotografías de Eadward Muybridge y en la propia composición, en la atmósfera lograda a través de los filtros de Photoshop, se aprecia un cuadro de indudable factura azamariana con reminiscencias de la tradición simbolista y por qué no órfica. Otras obras, como Niveles del sueño, evocan a los cuadros de pequeño formato que junto a las empresas mayores, compuso Azamar en su juventud con elementos florales y orlas evocando la estética camp de las tarjetas de felicitación de los años treinta y cuarenta. Son obras que retoman el elemento camp pero al descontextualizarlo y urdirlo en una trama distinta transforman el sentido. Esa filiación camp lo acercó en su momento a Carla Rippey y también al denominado neomexicanismo.
Otra cualidad de Azamar es su pasión por la trama. No claro está por las peripecias narrativas sino por la simetría que urden las matemáticas vegetales. Y aquí en su nueva faceta de artista de manipulación digital, Azamar recupera ese gusto por las ramas, las frondas y las flores para componer collages que si abstractos no evaden nunca su origen natural. Una muestra, Naturaleza muerta.

Presentar estas imágenes que atestiguan el paulatino retorno de uno de los artistas mayores de México me conmueve y enorgullece. Disfrutémoslas como lo que son: un ejemplar regalo para conmemorar los diez años de Performance.




Por José Homero

Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.