007 ruco


Publicado porEditorial Graffiti el 19:27

En esta posición onda 69  la pistola me queda más a la derecha [SkyFall]

La nueva entrega cinematográfica del famoso espía creado por Ian Fleming, Skyfall 007, es una película que, afirma Raciel Martínez, “adensa, con inusitado control y pericia al combinar acción y drama, el cenáculo del espionaje en el contexto del fin de los estado-nación”.
La disolución de los estado-nación evidencia, entre otros efectos, el vacío de los cuerpos de inteligencia en el plano internacional. En este sentido Skyfall 007, la última entrega de James Bond, adensa, con inusitado control y pericia al combinar acción y drama, el cenáculo del espionaje en el contexto del fin de los estado-nación.
Ian Fleming creó a su personaje hace sesenta años aprovechando la atmósfera política de la posguerra para subrayar, concéntricamente –casi medio siglo en pantalla grande–, la teoría de la conspiración que tantos frutos simbólicos arrojó a la cultura pop de los Estados Unidos desde los súper héroes de cómic de la Marvel hasta el cine conspiratorio tipo La firma o La red
Dicha circunstancia en la que bordó Fleming a un divertido opositor a la amenaza comunista –incluso en la moda del vestir eran vilipendiados los rojos–, se transformó radicalmente sin péndulo político visible, para dejar como personaje de la tercera edad a su agente con licencia para matar (que por cierto no era cruel hasta que lo interpretó Daniel Graig).
Por un lado las instituciones garantes de la seguridad, como los agentes secretos, y por el otro los mercenarios contratados para generar miedo –los terroristas–, han sufrido una serie de cambios al terminarse la Guerra Fría y entrar en el mundo globalizado en donde las políticas neoliberales y los grandes consorcios son los que posmodernamente establecen las reglas del juego con tamices transfronterizos.
En Carlos, película sin concesiones acerca del enigmático terrorista que asoló Europa en la década de los setenta, el director francés Olivier Assayas mostraba cómo el terrorismo obedecía a una lógica geopolítica donde las ideologías pasaban a un segundo plano. Assayas, suspicaz, mostraba cómo la caída del Muro de Berlín fue un punto de inflexión para entender esa pseudo justificación para el fanático enajenado por exterminar a los cerdos capitalistas.
Sam Mendes lo vio venir y filma en Skyfall 007 el epitafio de esa seguridad cuyo discurso y operación están en franca decadencia (seamos justos y también demos crédito a la saga de Misión imposible que ha registrado precisamente esos cambios en el mundo de los agentes secretos).
En discurso, el espionaje se pierde entre la ausencia de banderas por las cuales luchar –porque habrá que recordar que ya no hay enemigo, pues todos son socios o pertenecen a una comunidad–, tal y como se queja M en Skyfall 007. El crimen transnacional desborda en la etapa contemporánea la justificación ideológica de mantener a los agentes secretos.
Pero eso quizás todavía pudiera entenderse y servir de justificación, lo que no puede darse marcha atrás es en la decadente operación de la agencia secreta. Y es que estamos ante criminales cibernéticos en donde se vulnera cualquier tipo de seguridad física, donde los hackers minan y roban los datos que habían permanecido ultra resguardados a través de un conocimiento tecnológico.
Estaría de acuerdo con Sergio González Rodríguez en que Mendes rodó con Skyfall 007 una pieza fílmica que se antoja paradigmática por los acentos tan marcados entre una y otra época (marcados inclusive en los detalles de atmósferas al pasar de Estambul, Turquía, y Londres, Inglaterra, a la luz neón y led de Shangai, China), y por el grosor impuesto al blockbuster.
De hecho, es tal la impotencia que provoca la astucia posmoderna del terrorista Silva, que James Bond opta por regresar a los orígenes en su casa de nacimiento refundida en la campiña y tendrá como Sancho a un increíble Albert Finney con rudimentaria escopeta en mano. Las plumas con efecto explosivo resultan ñoñísimas para el sofisticado armamento de Silva, una deliberada mezcla cóctel de villano: con el psicologismo amedrentador de Lecter, la locuacidad sociópata del Guasón, la épica imperial de Duvall en Apocalipsis now, hasta la máquina-sicario de Sin lugar para los débiles de los hermanos Coen.
Mendes consigue una profundidad inusual en un personaje que había permanecido sin aristas mientras la retórica política duraba. Pero cuando ya se corre el velo, entonces 007 se beneficia de los arrestos de un director que nos enseñó espesor dramático en Belleza americana, Camino a la perdición y Vía revolucionaria y ahora en Skyfall 007. Y hasta se da el lujo de una resurrección romántica a partir de un desfasado y elegante DB5.

Sky fall 007. Director: Sam Mendes. Con: Daniel Graig, Javier Bardem y Naomie Harris. Duración: 143 minutos. Estados Unidos, 2012.



Por Raciel D. Martínez




Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.