70 años de plástica


Publicado porEditorial Graffiti el 11:30

Enrique Murillo
La Galería AP presenta la exposición 70 años de Artes Plásticas en la Universidad Veracruzana en el marco de los festejos por el setenta aniversario de la máxima casa de estudios del estado de Veracruz. Omar Gasca destaca lo reducido de la muestra en cuanto a autores y géneros artísticos, la escasa inclusión de obra realizada por mujeres y la ausencia de un catálogo, entre otras observaciones.
Del 4 al 19 de septiembre se exhibe en la galería AP de la Facultad de Artes Plásticas la exposición 70 años de Artes Plásticas en la Universidad Veracruzana, una selección de obra proveniente de la propia facultad, el Instituto de Artes Plásticas, la Galería Ramón Alva de la Canal y una colección particular. Incluye trabajos de Gilberto Aceves Navarro, Ramón Alva de la Canal, Guillermo Barclay,  Arnold Belkin, Francisco Beverido, Carlos Cano, Carlos Chávez, José Luis Cuevas, Felipe Ehrenberg, Xavier Esqueda, José García Ocejo, Tomás Gómez Robledo, Carlos Jurado, Myra Landau, Salvador Lorenzana, Edelmira Losilla, Norberto Martínez, Pepe Maya, Irenueusz Mikolajezuk, Rodrigo Moya, Enrique Murillo, Augusto Ramírez, Carla Rippey, Vicente Rojo, Guillermo Silva Santamaría, Kiyoshi Takahashi, Leticia Tarragó, Fernando Vilchis y Rafael Villar.
Al margen de las preferencias individuales basadas en juicios de gusto o de valor, e independientemente de los distintos calibres de lo expuesto y de la trayectoria de los expositores, la colectiva es una especie de biografía o historia visual de la plástica veracruzana (aunque más propiamente xalapeña o de residentes en Xalapa), un recuento de los pasos de locales y foráneos, un catálogo de tendencias, corrientes y estilos, un espléndido material didáctico para los estudiantes de arte, una recreativa e ilustrativa muestra para el público y una especie de señal, de aviso, casi de reclamo en torno a la urgente necesidad de disponer un espacio único, específico, profesionalizado para resguardar y exhibir el acervo, con las tareas que tales hechos implican: investigación, catalogación, restauración, conservación, aseguramiento del patrimonio, museografía, difusión, socialización y creación de públicos, difusión directa y mediática y otras.  Ciertamente, pretexto del museo que viene siendo tema de conversación desde hace décadas y para el que se necesita dinero pero también voluntad política, visión y una noción nutrida alrededor de los valores del arte en tanto dispositivo capaz de contribuir al enriquecimiento emocional e intelectual de los individuos.
La muestra es también signo y síntoma de la centralización, hecho que recuerda las teorías del centro-periferia, de la divergencia regional y del intercambio desigual, que para el efecto son lo mismo si las reducimos a la idea de la estructura jerárquica de la región, que define grandes diferencias entre el centro (Xalapa) y la periferia (lo demás): el ambiente artístico es más favorable en el centro, en efecto, porque éste es la gran sede de los espacios de enseñanza, creación y difusión del arte. Pero debe haber en este estado, los hay de hecho, artistas notables, por más que no residan o no hayan radicado en esta ciudad capital.
Síntoma y signo, también, el hecho de que entre una treintena de expositores se encuentren sólo cuatro expositoras. En Madame Bovary de Flaubert, en la segunda parte, capítulo III, leemos: “Un hombre, al menos, es libre; puede recorrer las pasiones y los países, atravesar los obstáculos, gustar los placeres más lejanos. Pero a una mujer esto le está continuamente vedado…”. 
Extraña que la exhibición no contenga obra de jóvenes y no tan jóvenes, porque si aquélla abarca 70 años podrían estar también Amora, Berman, Cámara, Cano, Franco, Goris, Pámanes, Rodríguez, Tavera, Torralba, Velázquez, Zavala y algunos y algunas más de acá y de allá. Y, de una vez, ¿por qué plástica y no artes visuales como para incluir fotografía, digamos la de Nacho López, Carlos Jurado, Manuel González, Miguel Fematt, Hildegart Oloarte, Patricia Martín, Nirvana Paz, por ejemplo?
Extraña pero no extraña, por los costos y los tiempos, que no acompañe a esta muestra un catálogo con sus respectivas imágenes y cédulas pero también con algo de la biografía del autor, especialmente la parte referida a sus estancias y vivencias ligadas a la Universidad Veracruzana; dónde están tras los años, es decir, cuál ha sido su trayectoria, en qué devino su obra, dónde está.

En relación con las posibilidades didácticas de la exposición, con catálogo o sin él sería deseable que hubiera visitas guiadas con alumnos que realizan su servicio social, interesados, orientados e informados, o que hubiera en la sala una presentación audiovisual en monitor o en pantalla que incrementara los beneficios de reunir esta obra; o que se llevara a efecto una charla, una especie de crónica  comentada en la que participaran algunos de los protagonistas y aquellos otros que pudieran, como decía Monsiváis, “documentar nuestro optimismo”.



Por Omar Gasca



Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.