Scorsese, las mujeres y la vida


Publicado porEditorial Graffiti el 13:54

The Wolf of Wall Street
En el presente artículo Luis Bugarini  nos habla sobre el logro de Scorsese con El lobo de Wall Street, una sátira cargada de humor negro que retrata la debacle financiera de la economía estadounidense.
La geografía de Martin Scorsese es la gran manzana. Es el centro del enigma. Ahí transcurren las formas huidizas de la modernidad, y el sesgo estrambótico de una pasión que se distribuye al resto del globo. Todos somos Nueva York. Es una sensibilidad urbanística y sensorial que puede rastrearse desde Mean streets (1973) ‒una de las grandes películas del cine moderno‒, y que avanza a paso firme hasta llegar a Los infiltrados (2006). Pero en Scorsese todo es un salto al vacío.
Así lo confirma El lobo de Wall Street (2013), una sátira cargada de humor negro que retrata la debacle financiera de la economía estadounidense al verse burlada desde emisiones bursátiles respaldadas por activos sobrevaluados, esto es, vender caramelos por diamantes. Lo sé: otro tejido de palabrerías especializadas lejos del consumidor que asiste al cine a presenciar una escena romana de la era posmoderna. Pero esto fue un hecho real. Entender la trama de la película es integrarse a las formas cáusticas del hecho histórico.
La denominada “desregulación” en el ámbito de la inversión especulativa ocasionó que los expertos de sistema financiero se aprovecharan de nichos específicos para burlarse de las entidades reguladoras y, una vez ahí, actuar desde segmentos de negocios que parecían de ensueño. Paraísos con rendimientos fuera de serie. El director Scorsese hace por entender el andamiaje financiero, y nos entrega una película con ribetes de clásica desde su exhibición. No es fácil decir esto, pero es lo más parecido a la verdad.
Quien tuvo desconfianza de las dotes histriónicas de DiCaprio puede retractarse. Es buen momento. Ha ganado técnica de actuación, lo mismo que entrega a los papeles extremosos. Será la experiencia y los papeles centrales que ha tenido. Porque en esta película Scorsese paga tributo a su admiración del Fellini de Roma, en su profusión y excesos, y se esmera en lograr esa película que haga voltear la vista al cinéfilo de hueso más colorado. Aquí sobra la testosterona y las exhibiciones del binomio dinero-exceso. En la pantalla no hay límites.
Jordan Belford (1962) es la vida real que se retrata en la pantalla. Un visionario con altísimas dotes de líder, que no limitó esfuerzos en entregarse a cumplir el sueño de verse millonario. Lejos de lo anecdótico, Scorsese acierta y manufactura un producto fílmico que reta a la moralidad convencional y se instala en la frontera del gusto exquisito y a la par desencantado. Estamos ante la película que será incomprendida, pero que suscita el entusiasmo y hasta la devoción religiosa. El cine se escapa del entretenimiento.
Es difícil lograr una película que pueda retratar el laberinto de los mecanismos financieros de Wall Street y que no duerma al espectador. Lo intentó Oliver Stone sin éxito en Wall Street (1987) y su secuela Wall Street (2010). Las explicaciones y detalles son tan extensos que esta metafísica no reconocida de las relaciones económicas concluye por apabullar y se resume en una larga interrogante. Películas que terminan sin concluir. El lobo de Wall Street es una película que reta al espectador y lo pone a prueba con hechos reales. Un instante de la producción anual de Hollywood que merece una mirada atenta.

El lobo de Wall Street, de Martin Scorsese. Actuaciones de Margot Robbie, Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Matthew McConaughey y Jean Dujardin. Estados Unidos, 2013. Duración: 180 minutos.



Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.