Viva el Son, un festival necesario


Publicado porEditorial Graffiti el 20:14

Durante las últimas semanas asistimos a uno de los eventos más aterrizados y vigorosos  en el escenario Veracruzano, donde pudimos ver,tocar y escuchar a los más notables protagonistas de las tradiciones jarocha y huasteca:¡Que viva el son!
 Ya hace muchos años Ida Rodríguez Pamprolini hizo eco a las propuestas de los soneros jarochos, y diversos personajes, ligados o simpatizantes del son, apoyaron, desde sus bastiones institucionales, proyectos soneros, pero ésta es la primera vez que una institución se hace cargo de un festival de esta magnitud, y le pega de lleno a la piñata.
Los intérpretes y creadores del son, desde siempre, hemos elaborado proyectos independientes; algunos van dirigidos al espectáculo y a la difusión externa, (giras, discos, etc). Otros van a la matriz, (seminarios, presentaciones y talleres regionales). Esta vez hubo un extenso desfile donde se ofrecieron, masivamente, todas las producciones de un dinámico grupo que se denomina “Movimiento Jaranero”, que se asentó en los años ochenta y se disparó a final del milenio, contaminando el esquema de las músicas tradicionales con el son jarocho. Varios de los actores en esa dinámica se han ofrecido múltiples productos: desde libros de investigación, libros infantiles, estudios, métodos musicales, libros de décimas y recetarios hasta corrientes pictóricas y narrativas. El resultado más difundido ha sido la generación de grupos que parten del son y lo desarrollan, al estilo Cojolite, o que se desplazan a las fusiones, como Sonex, Macuiles y Aguas Aguas, entre muchos otros.
 Este festival, echado a volar por la Universidad Veracruzana, tuvo la gran virtud de mostrar todo el abanico sonero, con todas sus creaciones, sus sonidos y sus colores en las sedes de Poza Rica y Papantla, Coatzacoalcos, Boca del Río y Xalapa. El impacto y la asistencia desbordaron ampliamente todas las expectativas y predicciones;  disfrutamos talleres gratuitos,  impartidos por  soneros  de extraordinario talento y de magníficos conciertos, que mostraron las posibilidades que tiene el son jarocho contemporáneo, al igual que la raigambre que mantiene el Son Tradicional.
 Otro acierto fue dar cabida a las comunidades independientes para ofrecer también sus conciertos, como la Casa de Nadie.

Una gran palomita a los organizadores del festival y esperemos que la próxima gestión mantenga ese gran equipo para la siguiente edición, y valdría ir pensando en una versión, quizá más reducida, para su exportación a festivales en otros estados y en otros países.


Por Honorio Robledo

Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.