Brevísima reseña de una vida literaria realmente breve


Publicado porEditorial Graffiti el 18:22

Luis Enrique Rodríguez Villalvazo
 Del Primer Coloquio Narradores en Veracruz. Cuentistas de los 70 va esta reflexión de  Luis Enrique Rodríguez Villalvazo en torno a la cocina de la escritura. Además del silencio, el autor pondera el aislamiento necesario pues “es el que a su vez viven mis personajes, la desolación interior, el individualismo, la ausencia de amor y su transformación en espirales de violencia que se desbordan”.


Reflexionar acerca de los resortes que se activan cada que se decide uno a escribir es una tarea harto difícil, sobre todo porque representa una especie de acto de contrición, con todas las implicaciones que eso conlleva. Es colocar al voyeur –en la escritura se requiere de una gran capacidad de observación, de radiografiar cada detalle, el más insignificante puede adquirir relevancia en la construcción de un personaje, de una atmósfera– bajo el escrutinio de otros, y en ese momento, al menos en mi caso, el juego deja de ser divertido.

Miento si digo que desde pequeño me interesé por la lectura; ciertamente en casa siempre hubo libros y mi acercamiento con ellos estaba directamente relacionado con la experiencia vital que se desarrollaba afuera, pues fui todavía de los privilegiados que tomamos la calle por asalto y prolongábamos las sesiones de futbol callejero hasta entrada la noche, amén de que podíamos disfrutar de escenarios naturales incorruptos.

No empecé leyendo La isla del tesoro o los avatares de corsarios descritos por Salgari, mi principal diversión era la “lectura” de la –por cierto, incompleta– Enciclopedia Salvat de la Fauna que había en casa, y entrecomillo lectura, porque en realidad era una revisión acuciosa de las fotografías y dibujos que ilustraban los tomos. Alucinaba con la efigie de animales tan enigmáticos como el okapi, el marabú, el rostro de un mandril y la portentosa exhibición de sus caninos o el picozapato (personaje de mis pesadillas infantiles, la foto del libro mostraba a la cigüeña echada sobre su nido entre los juncos africanos, y su pico, en forma de sueco color violeta, junto con la mirada amarilla me aterrorizaban).

Ese gusto por las ilustraciones fue lo que me llevó quizá a conocer y devorar las historias de Capulinita (la versión de bolsillo, estúpidamente hilarante); Tawa, el hombre gacela que más tarde cambiaría su nombre a Batú; El Hombre Araña; el Simón Simonazo, con su excelente adaptación de Kiss a la realidad patria; Kalimán, en la versión sepia, cuando le metieron color le partieron el halo místico; El Águila Solitaria. De esas lecturas data mi primer despertar erótico al hacerme de Las andanzas de Aniceto y Las aventuras de Hermelinda Linda, historietas que eran llevadas a casa por mis hermanos mayores y que ocultaban debajo del colchón de la cama.

Bajo esa misma lápida de resortes y poliuretano descubrí las primeras fotonovelas en las cuales las tipas malas quedaban irremediablemente en ropa interior, y al cuadro siguiente, con ojitos de arrobamiento, mostraban cómo el tirante del sostén había descendido seductoramente de su sitio, pero nunca más allá.


Ya siendo víctima de la adolescencia fui presa de dos pasiones casi en simultáneo: el rock y la práctica del futbol. En el primer caso me afectó un acceso de chovinismo que me hizo rechazar grupos y corrientes originarias de Sudamérica y España con aquella oleada del rock en tu idioma –y en muchos casos no me equivoqué-, mientras que del rock anglo sólo pasaba por el filtro lo metalero y el blues; los extremos. En esa coyuntura me volví aficionado a la lectura de otra revista; en un momento en el que el rock nacional estaba fuera de los canales de comunicación masiva el Conecte era una ínsula. Ahí me enteré de la existencia del tianguis del Chopo; los hoyos fonquis, cuyo bautizo se atribuye Parménides García Saldaña; los punks y sobre todo de que hubo algo que se llamó Avándaro (el festival de rock y ruedas). Todo me llevó a enterarme de que había un concepto denominado “contracultura” y de ahí a la lectura de José Agustín, el propio Parménides, José Joaquín Blanco y su trabajo sobre las bandas, sólo medió un pequeño paso.

Tiburón con el futbol

El futbol intenté practicarlo profesionalmente, aprovechando el regreso de los Tiburones Rojos a la primera división, pero no hubo mucha suerte y recalé, como paria, en la práctica del futbol playero. De igual forma hice mías las historias surgidas de los rincones sórdidos y mórbidos del puerto –Cortés, Guerrero, Arista, los callejones de Cuatro Ciénegas y La Lagunilla– antes de que fueran tomados y saneados por los batallones de hipócrita limpieza de las administraciones panistas, y el malecón y su poliédrica catadura.

Cuando me di cuenta estaba ya en la universidad y en mi vida había escrito una línea. Pronto conocí el trabajo de Juan Vicente Melo y de Sergio Galindo. Del primero intenté calcar el estilo en mis primeros trabajos, del segundo me interesaba la transformación de la periferia en el centro. Luego llegaron Jorge Ibargüengoitia y su irreverencia, Enrique Serna y el humor acidísimo, José de la Colina y la contundencia de la brevedad.

Al mismo tiempo, el videoclip se enseñoreó como referente visual; de pronto todo un universo cabía en tres minutos. Esos parámetros se trasladaron al texto y mi escritura tendía a condensarse en ellos, me aterraba que mis historias no pudieran extenderse más allá de dos o tres cuartillas, a lo cual se sumaba una propensión al diálogo que pensaba un defecto.

Tuve la suerte de conocer en esa coyuntura a Sergio Pitol quien me mostró que esas características, bien explotadas, podían ser virtudes, me dio la llave de algunos de los secretos del oficio, sobre todo uno que es particularmente caro a la escritura: la disciplina. En una ocasión me dijo que todo joven escritor debe imponerse un ritmo de trabajo cotidiano –tres horas diarias, ponía como mínimo– y que si un día no podía dedicarle a la escritura esas tres horas, al día siguiente debía cumplirlas y así hasta subsanar ese déficit. Las iluminaciones existen, es cierto, pero no se puede dejar todo a la voluble y volátil inspiración.

Flaubert aconsejaba a Maupassant: “No sé si tendrá usted talento, joven… pero no olvide usted esto… que el talento, según la frase de Buffon, no es más que una larga paciencia. Trabaje usted”.

En la Facultad de Letras entendí qué era lo que no quería ser, además me dio las herramientas para aprender a leer la realidad. Junto con Víctor Hugo Vásquez Rentería emprendimos la aventura de devolverle a la facultad una publicación periódica, gracias a eso y la libertad que nos ofreció Víctor al grupo de amigos que conformábamos la redacción de Longinos pudimos sentirnos dictadorzuelos por un rato.

Poco después, fue Rafael Antúnez quien apostó por mi trabajo y me ofreció las prensas de la Editora de Gobierno del Estado de Veracruz para publicar Permanencia voluntaria; junto con él, otras presencias han sido puntuales para mi formación, primero como lector y luego como narrador: José Luis Martínez Suárez, Rodolfo Mendoza, José Homero, en cuyo Performance he desarrollado el oficio periodístico, además de los infaltables lectores cómplices que detectan las falencias que el ego y la saturación impiden observar con claridad.

Dice Paul Auster que:

Cada libro es una imagen de soledad... Es un objeto tangible que uno puede levantar, apoyar, abrir y cerrar, y sus palabras representan muchos meses, cuando no muchos años, de la soledad de un hombre; de modo que con cada libro que uno lee puede decirse a sí mismo que está enfrentándose a una partícula de esa soledad. El libro puede hablar de soledad o compañía, pero siempre es necesariamente un producto de la soledad.

No concibo de otra forma mi trabajo, y no es sólo lo relativo a la ausencia física, sino a la necesidad de aislamiento que se requiere para la elaboración de un texto. “Cuando permanecemos solos durante mucho tiempo, poblamos de fantasmas el vacío”. Ese aislamiento es el que a su vez viven mis personajes, la desolación interior, el individualismo, la ausencia de amor y su transformación en espirales de violencia que se desbordan.

¿Qué me mueve a escribir?, me pregunto al momento de redactar estas líneas para tratar de compartirlo con ustedes y aún no encuentro respuesta elegante, quizá se deba a que soy un mentiroso compulsivo o quizá, como dice uno de mis personajes:

La palabra es la ausencia del silencio, por eso escribo, no para combatirlo, sino para evitar que se adueñe de mi vida, el silencio fue el motivo, la causa de mi más profundo dolor, el cual había permanecido sepultado bajo toneladas del escombro acumulado en esta ruina permanente que ha sido mi vida… Si no nos sirven las palabras sólo nos queda el silencio, sin embargo tampoco podemos asegurar la existencia de este último: En esta noche, en este mundo… y nada es promesa entre lo decible que equivale a mentir (todo lo que se puede decir es mentira), el resto es silencio, sólo que el silencio no existe…




Por Luis Enrique Rodríguez Villalvazo





Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.