José Bazán, el triunfo del garabato


Publicado porEditorial Graffiti el 23:30

Escultura de José Bazán

En el evangelio según san Mateo (cap. IV, v. 10) Jesús pronuncia estas palabras: vade retro Satanás, luego de haber vencido las tentaciones que el diablo le hacía y para alejarlo de él. Con el tiempo, la expresión pasó a usarse para rechazar lo mismo a personas que a ideas. Al elegirlas como título de su retrospectiva, José Bazán, sin duda, está haciendo un exorcismo, le está diciendo ‘no’ a algo. Su exorcismo está dirigido a los demonios de la inacción, del conformismo, del consumismo que todo lo hace superfluo, que todo lo hace pasajero, obsoleto y viejo. Como todo arte, el de Bazán le está diciendo que no al tiempo.
Si hay una palabra que pueda definir el trabajo de José Bazán ésta es, a mi entender, reinvención. No es que él encuentre nuevos usos para los distintos materiales que recicla (madera, piedra, metal), no es ese el trabajo del escultor; José Bazán lo que hace es hallar nuevas formas para los materiales. Al ensamblar, crea. En su arte, el detrito florece.
Sabedor de que lo feo es la materia que sufre (Amado Nervo dixit), José Bazán busca, a mi entender, que la materia desechada, retorcida, oxidada, fragmentada, encuentre una nueva y feliz expresión en sus creaciones, una forma donde ya el sufrimiento no tiene cabida, porque en su arte mucho hay de ser niño y no pocas de sus esculturas tienen alma de columpio. No piense el lector en la forma, sino en la alegría que produce el balanceo que nos aleja brevemente de la realidad, que, breve, milagrosamente, nos instala en otra realidad. Al observar su trabajo vamos de lo familiar a lo desconocido, de lo conocido a lo extraordinario. En sus obras hay algo de bicicleta, algo, más que de bicicleta, de la emoción de andar en bicicleta; algo de imagen robada al sueño, algo, qué digo algo, mucho de garabato.
“Toda obra de arte –nos dice Orlando González Esteva–, antes de serlo, fue garabato, es decir, atisbo, vacilación, esbozo. Es más, toda obra de arte, por terminada que parezca, sigue siendo garabato. Su indispensable volubilidad o sujeción a tantas interpretaciones como admiradores y detractores reúna, y la proverbial ineptitud del artista para salvar la distancia entre sus ideales y sus logros, la convierten en algo definitivamente inacabado.” Porque nada está acabado, parece decirnos Bazán, todo puede volverse otra cosa, la materia ayer tirada en el patio del chatarrero es hoy la criatura que nos sorprende, la máquina que nos invita a imaginar su función. En determinado momento casi cualquier objeto puede devenir en arma, pero también en instrumento musical. El arte de Bazán nos demuestra que mucho de lo que desechamos puede devenir en arte, que ahí donde ayer no veíamos más que algo viejo y usado, hoy vemos algo renovado, no despojado de la piel que el tiempo y el uso le ha dado, pero sí convertido, reinventado por este fabricante de greguerías de metal, en materia que canta, en forma que, desde su inmovilidad, baila. Me explico. Ramón Gómez de la Serna definió a las greguerías de la siguiente forma: humor + metáfora = a greguería. Y qué sino una forma de hallar nuevas, increíbles formas es la greguería: “El cocodrilo es un zapato desclavado”, o bien: “Ajos: dientes de bruja”, o “reloj: flor de metal”. Y justo eso que Gómez de la Serna hacía con las palabras, Bazán lo hace con el metal y la madera.
Se dice que en un principio Bazán fue fundidor, ¡nunca ha dejado de serlo! En su obra todo se funde: se funde el sueño y la razón, la infancia y el sueño, la razón y el juego, el juego y el metal, el triciclo y el acordeón, la pala y el reloj, las viejas y oxidadas alas de un ángel con unos pedales, los pedales con unas manecillas, las manecillas con los restos de un fonógrafo, la rueda de la bicicleta con la rueda del tiempo... de pronto, ante sus esculturas tenemos las sensación de que estamos ante una colección de objetos robados de las estanterías del sueño, más que juguetes fantásticos, metáforas fantásticas del juego. Alguna vez Borges definió la metáfora como “la curva verbal que traza casi siempre entre dos puntos –espirituales– el camino más breve”. Las esculturas de José Bazán son eso: un atajo para internarse entre los senderos del asombro y de la fantasía. Estamos ante la obra de alguien que con su arte nos recuerda lo mucho que se puede hacer cuando se juega, cuando no se acepta el rol que siempre damos a las cosas: lo viejo, lo usado, no es lo desechable, es la materia prima para hacer lo nuevo, lo fresco, lo alado, para dotar de vida a lo inanimado. En el mundo de José Bazán lo inútil se vuelve útil. ¿Útil para que? Para fundir el sueño con la vida. Tiempo vade retro.

Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.