Aquí manda El Patrón. Estimado patrón:


Publicado porEditorial Graffiti el 23:24


Estimado Patrón:
La verdad, señor director, no entiendo que me presione para que escriba sobre los medios de comunicación locales. Los cambios son pocos y si los hay, son para retroceder. No sé si ya escuchó el nuevo giro de una de las estaciones del Grupo Oliva Radio. Si no, súbase a un taxi y casi seguro recibirá la orden: “¡Cámbiale! ¡Escúchala!... ¡El Patrón! Caray, en la lógica de la concordancia gramatical ¿no debería ser La Patrona? Ya empezamos mal.
A partir de este año, la publicidad de dicha emisora radiofónica fue avasalladora. Inundó a Xalapa como las lluvias encharcan a esta paradójica ciudad que era manantial sobre arena y hoy es pavimento sobre baches. (¿Existirá alguna palabra náhuatl para designar con más exactitud contemporánea a la antes apacible capital del estado?)
En épocas donde se supone la democracia se construye y los medios de comunicación deberían alentar la participación igualitaria, horizontal, surge un nombre que no da cabida más que al autoritarismo y la arrogancia: El Patrón. Puede ser una ocurrencia pero queda claro un mensaje. “Aquí sólo mis chicharrones truenan”.
Pero el nombre no es original, hay una estación en Atlanta exactamente con el mismo nombre dedicada a difundir  música norteña. Cuenta con su página en Internet donde difunde noticias de grupos y cantantes, más información banal y fotografías de mujeres espectaculares. Exactamente igual, El Patrón de Xalapa y su repetidora de Córdoba, cuentan con el mismo formato.
La programación se nutre de “Las mañanitas del Patrón todos van pa’rriba”, con Citlalli García y Juana Ortigoza; “Las viejas del patrón. Las cantaste y las bailaste”, con Federico Ríos y Michelle Arano; “Las tandas del patrón”,  con El Pollo, El Bicho y Nelly Portilla; “Me las pides te las pongo”, con Nelly Portilla, Michelle Arano y Sammy Martínez; “Las noches del patrón”, con  El Pollo y Nelly Portilla; “Las 12 grandes del patrón”, con Federico Ríos; todos los conductores con su estilo “siempre soy feliz y si puedo me burlo de ti”, y para rematar los sábados, un lamentable programa de niños con Jimmy The Clown.
Confieso que me gusta mucha música norteña; dentro de la rica diversidad cultural de México, los pueblos del Norte han aportado corridos, polkas y boleros que son parte esencial de la cultura popular. Pero al oír la música que predomina con cantantes desentonados, covers  transportados al estilo de las “bandas”, letras que abundan en lugares comunes y que han ido transformando el gusto veracruzano hacia el estilo norteño que, más que simple moda, pareciera proyecto de vida.
Basta sentarse en Los Portales de Veracruz para notar cómo la música tradicional ha sido invadida por grupos norteños. ¿Será que por aquí entran los “nortes” y por eso la identificación? Al menos no me imagino llegar a Mazatlán para disfrutar un exquisito cóctel de camarones, un pescado sarandeado acompañado de una Pacífico bien fría y oír a grupos de son jarocho o son cubano o salsa.
He disfrutado bandas herederas de El Recodo de Cruz Lizárraga, que de pronto son verdaderas orquestas sinfónicas donde la tuba, el clarinete, los trombones, el acordeón, las tarolas, el acordeón, las guitarras, el bajo sexto tienen una sonoridad espectacular y las letras ingeniosas y festivas que  junto con el relato de leyendas a través de los corridos son una invitación a la creatividad constante.
Pero la música de la programación de El Patrón es muy mala, es una constante de “arreglos” musicales acompañando a cantantes que no pasarían la primera ronda de La Academia; son una verdadera tortura para el oído. Los instrumentos de viento son usados sin misericordia y los intérpretes me estimulan a que yo cante: si ellos pueden, ¿por qué yo no?
Claro que hay sus excepciones; como sabemos, Los Tigres del Norte se cuecen aparte e incluso hay grabaciones chunchaqueras que en su momento fueron criticadas pero que ahora resultan simpáticas ante tanta estulticia musical. Por supuesto que es música que a muchos les gusta y a base de machacar en la radio y en los bailes populares (por ejemplo, el famoso pasito duranguense es una de las más ridículas expresiones dancísticas que he visto en mi vida) se impone. A mí en lo particular, no. Ahora, si por alguna razón tengo que abordar un taxi, primero verifico que no lleve sintonizado El Patrón, para evitar una tortura musical. Aunque en una de esas estoy de suerte y me toca oír a la Sonora Santanera o las letras de los Tigres del Norte.
Hay músicas que marcan épocas y que son un retrato de la sociedad que las construye. Alguien, dentro de unos años, definirá cómo eran los veracruzanos que escuchaban la música de El Patrón y su contexto. Tal vez no sea buena conclusión.

Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.