Estudiantes expuestos


Publicado porEditorial Graffiti el 10:04


El caso es muy felizmente distinto ahora, pero no pocas veces las galerías institucionales olvidan que una de sus funciones es ir más allá de lo probado, de lo residual y lo dominante, para mostrar lo que emerge, sin reducir este concepto a las innovaciones o aportaciones trascendentales para literalmente incluir “lo que sale a la superficie”, esto es, para visibilizar autores y obras en sus primeros pasos, efectivamente, considerando ese umbral, esa magnitud mínima a partir de la cual es pertinente enseñar las cosas. Es así como vamos conociendo a los nuevos artistas y así como ellos van haciéndose de espacios, con la ventaja de que tal mecánica contribuye a propiciar la aventura al tiempo en que se opone a la parálisis, la inmovilización, el estancamiento; a ese más de lo mismo.  La sistemática creencia de que desde el inicio de una carrera artística hay que eludir los temas ya tratados y las formas ya hechas a fin de privilegiar la originalidad, para entonces legítimamente exhibirla, constituye un dogma tan inoperante como sostener lo contrario: cancela libertades, tanteos, oportunidades, disparates, versiones, accidentes y aciertos y en suma un capital que bien puede traducirse en contribuciones valiosas que eventualmente rocen o instauren alguna categoría de lo insólito. Si ya nadie debiera interpretar Blue moon porque corresponde a un espíritu romántico medio perdido y porque suena a vieja y porque desde 1934 la han cantado The Marcels, Billie Holliday, Ella Fitzgerald, Elvis Presley, Mel Tormé y muchos otros, nos quedaríamos sin las notables interpretaciones de Ahmad Jamal o Heidi Feek, por ejemplo.  Son dos las ideas: por algo se empieza y no hay que quedarse en eso.  Y a veces hacer lo mismo no es lo mismo.
Exponer es ponerse fuera y, si de estudiantes se trata, la exteriorización es de dos modos: uno que se relaciona con lo que aquéllos tienen qué decir, que pasa por la suma de experiencia, cultura, imaginación, ideas y actitud, lo que se materializa y muestra; otro que representa la salida del aula como una práctica que refuerza la enseñanza a través de la puesta en juego de una obra que ahora será percibida y valorada entre miradas que no necesariamente son académicas y que, por lo tanto, no tienen por qué compartir las premisas del taller o del salón de clases.
Se trata así de una experiencia estrechamente vinculada con la idea de profesionalización del alumno de artes, esto es, ese ejercicio que de fondo es social y que se fundamenta en la intención de mejorar e incrementar la pericia, aptitud o competencia para ejercer la profesión o el oficio. 
Visto en el contexto del aprendizaje como un proceso de construcción, esto además en el terreno de la enseñanza de las artes visuales, el hecho de exponer es, además, necesidad y problema y oportunidad –también para la discusión– pero, sobre todo, cimentación de conocimiento, doble, porque está lo que se hace y lo que puede aprenderse de lo que otros dicen de ello, extramuros, es decir, más allá de las fronteras de los saberes en cierto modo familiares que suelen abordarse y discutirse en el ámbito de una experiencia educativa al interior de la academia.
Esta exposición colectiva de estudiantes de la Facultad de Artes Plásticas en la Galería Ramón Alva de la Canal es la más reciente de una serie que viene de una larga tradición, del hábito y la costumbre de establecer y mantener la presencia del quehacer de los alumnos, situándolos en los espacios que corresponden con su función de productores en formación, sin postergar su inserción en eso que para muchos efectos puede llamarse “el mundo real”, o sea donde concurren los públicos iniciados y profanos con los que desde ya y en el futuro habrá que sostener un diálogo, deseablemente pertinente o impertinente pero eficaz. 

Entre muchos otros, desde el 27 de febrero participan Addy Daniela Vázquez, Cristina Samadhi, Daniel Teodoro, Lisandro Santiago, Mar Andrea Aldana, Gerson García, Miguel Beltrán, Marlén Portilla, Isabel Zárate y Manuel Hernández, Los niveles varían, van de un extremo a otro, pero hay muchas obras verdaderamente admirables por las hechuras, los conceptos o ambos, lo que mueve al gusto y estimula la creatividad, la participación, las ganas de hacer y de estar. Llama la atención, sin embargo, que la pintura, el grabado y otros géneros afines interesen más que expresiones o modos de hacer vinculados con lenguajes y medios más recientes: instalación, video, videoinstalación, animación, arte sonoro, neográfica o híbridos de alguna clase.




Por Omar Gasca

Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.