Abel Zavala: Guardapelo (entre otras cosas)


Publicado porEzra Crangle el 00:19


El escultor xalapeño Abel Zavala expone en el Museo de Antropología de Xalapa su más reciente instalación: Guardapelo, una propuesta con mayores virtudes que la originalidad de los recursos empleados. Con este trabajo el artista, escribe Omar Gasca, “asume y presume, sin más, el acto de hacer como una práctica en algún sentido tan alquímico como el de los pececitos de oro del coronel Aureliano Buendía...”
En nuestras latitudes, el aura de lo extranjero goza por ese sólo hecho de una suerte de prestigio, así sea provisional o, al menos, por la misma y única condición produce un encanto que involucra la expectativa de lo paladeable, de lo admirable.  Con excepciones, tan precisas que son fáciles de contar, tal hecho construye mitos que a su vez alimentan fantasías y luego ecos de esas fantasías, al modo de una percepción dentro de otra percepción dentro de otra percepción, repetidamente hasta constituir un escenario lo suficientemente complejo, rutinario y acrítico como para acabar dando la impresión de valores donde no los hay: una especie de realidad aumentada cuya artificialidad, oculta en la evidencia, apenas es notable. 
De la mano, el bombo y el platillo, porque una cosa llama a otra, pero para finalmente comprobar con medio esfuerzo que entre lo que se dice y lo que se muestra hay una franca contradicción: una obra escasa por donde se le vea, con algunas variables como acento en el campo neutral. Nada cercano a lo que el Jardín de las Esculturas ha exhibido en los tiempos recientes bajo la dirección de Manuel Velázquez, demostración lírica de que al mejor cazador se le va la liebre y de que no siempre la excepción hace la regla o, dicho a la manera de Eubulides de Mileto: “Si a quien no es calvo se le arranca un pelo, no queda calvo; si se le quita otro, tampoco; y así, pelo a pelo, nunca será calvo”. 
Para despejar cualquier sospecha de chauvinismo o patriotería, que es lo mismo, están las referencias de varios notables latinoamericanos radicados aquí y allá y, para contrarrestar el caso, basta con encontrarse tres días después con Guardapelo, la obra de Abel Zavala en el Museo de Antropología de Xalapa. 
Las comparaciones son odiosas, dicen, pero son inevitables, tanto más cuando se somete a la mirada una y otra cosa que pretenden pertenecer a la misma especie, con tan desigual relación. ¿De qué otra manera se elaboran los juicios, es decir, los de valor? 
La obra de Zavala es, primero y sobre todo, impecable. Lo ha sido, digamos, a lo largo de su joven trayectoria. En cierto sentido, se trata de un artista a la antigua, esto es, obsesivamente interesado en la factura, en la calidad de las piezas, en la idea de lo bien hecho que se regodea en el detalle. Entre un sinnúmero de paradigmas asentados como predominantes para legitimar prácticamente cualquier cosa, su trabajo asume y presume, sin más, el acto de hacer como una práctica en algún sentido tan alquímico como el de los pececitos de oro del coronel Aureliano Buendía en Cien años de soledad, excepto que, aquí, la recurrencia no implica hacer, fundir y volver a hacer sino en hacer bien y luego mejor; con un carácter peculiarmente contemporáneo, además, si bien doblemente extraño porque por una parte se privilegia la calidad y, por otra, porque no se recarga en discursos de ningún género ni los usa como dispositivos suplementarios. La obra es lo que es, lo que puede verse y tocarse. No hay forzosamente nada que interpretar, es decir no más allá de lo que implica concebir, ordenar o expresar de un modo personal una realidad que se ofrece a los sentidos, con sus dimensiones y colores y texturas, en un determinado espacio. Las piezas y el título que las cobija tienen sin embargo connotaciones y denotaciones que de manera discreta van del pretexto al texto: el guardapelo es una pequeña caja decorada, muchas veces hasta de oro o plata, para guardar lo que su nombre indica; pero esa cosa fina y filiforme típica de los mamíferos guarda, a su vez, estrecha relación con lo prohibido, con diversos tabúes, y con algunas expresiones del fetichismo además de estar decididamente acomodada entre los primeros capítulos de la moral de la higiene. Pelos, ¿por qué?, sería la pregunta. Y la otra: pelos, ¿de dónde? 
Así, estas esculturas propician otras opciones de lectura a partir de las cuales el espectador puede encontrar distintos sentidos, por más que sea suficiente hallarse frente al acopio de procesos que sin duda alguna hablan de una intención con grandes dosis del pudor que se requiere para compartir, para poner en común un concepto de lo artístico y del quehacer mismo, con altura, con la dignidad que debería contagiarse como una sanísima y necesaria enfermedad. 
No obstante el material, nada que ver con las tomaduras de pelo.




Por Omar Gasca

Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.