Los pirruris


Publicado porEditorial Graffiti el 23:08

Letreros para quienes leyeron más de tres libros...
[Fotografía de Gina Collins]



Estimado señor director:
No cabe duda que la vida da vueltas, filosofaba el hámster en la rueda tratando de avanzar en su cárcel. Yo también daba vueltas pero a los hielos en el whisky y pensaba en los jóvenes que han tomado notoriedad por oponerse al sesgo informativo de Televisa respecto a las campañas de las candidaturas para la presidencia.
Un día después del festejo nacional para las madres, el 11 de mayo, el candidato priista Enrique Peña Nieto se encontró con lo inesperado en la Universidad Iberoamericana, el rechazo de la mayoría de los estudiantes. Si hubiera sido en la UNAM, la repulsión hubiera sido natural, incluso recordaría aquella corretiza que tuvo que emprender Luis Echevarría Álvarez, quien siendo presidente osó ir a Ciudad Universitaria y hasta una pedrada recibió el hombre que operó la matanza de Tlatelolco en 1968 y el halconazo del 10 de junio en 1971. Pero ¿la Ibero?
Estigmatizados por Televisa a través del comediante Luis de Alba, los estudiantes de la Ibero fueron conocidos como “pirrurris”. El personaje anodino con gran poder económico remarcaba el racismo por excelencia que campea en el país y dejaba claro que la prole era una bola de nacos. Al Chavo de la Ibero curiosamente no se le veía estudiar sino más bien hacía gala de su arrogancia y soberbia para despreciar a las clases sociales inferiores. El repudio a la pobreza elevado a rango de chiste de televisión. Tal vez los operadores de la logística de Peña Nieto pensaron que la visita a la Ibero sería un día de campo, pero jamás se imaginaron que sería otro día negro para el hombre del copete que cada vez que se acerca a los terrenos del conocimiento, la inteligencia y la imaginación sucumbe como un concursante que no tiene las respuestas adecuadas. Y es que la vida es muy diferente de las escenografías de televisión y de las encuestas pagadas.
Como sabemos, la situación no paró ahí, la forma de minimizar la noticia en los espacios noticiosos de Televisa, principalmente el de Joaquín López Dóriga, más las declaraciones de Pedro Joaquín Coldwell, presidente del PRI, quien aseguró que los estudiantes eran porros y acarreados, encendió más los ánimos de los jóvenes universitarios, quienes respondieron con un video subido a Youtube donde 131 alumnos de la Ibero se acreditaron como miembros de dicha comunidad. Después vendría la solidaridad y aparecería el movimiento #Yosoy132.
Los medios alternativos de las décadas de los sesenta y ochenta eran los volantes, boletines y periodiquitos hechos en esténcil, más las bardas y muros al alcance. En los momentos más afortunados, radios piratas, videos y películas en súper 8 mm. Hoy las ideas corren como reguero de pólvora en las redes sociales y logran lo que nunca se había obtenido con celeridad: abrir espacios en la televisión para exigir una información plural.
Para Televisa la rebeldía había sido caricaturizada en la telenovela RBD, donde los jóvenes de vida superficial sobresalían por sus voces aniñadas, su vocalización como si tuvieran papas en la boca, corbatas a modo de baberos para la baba y minifaldas de colegialas para enloquecer la libido. Ni el PRI, ni Televisa y su poder fáctico, mucho menos Peña Nieto (quien ha demostrado severas limitaciones intelectuales), imaginaron el escenario de estudiantes de la Ibero en rebeldía contagiando a otros universitarios para exigir democratización y equidad informativa en la televisión, el medio de comunicación por excelencia que sintoniza invariablemente “la gran familia mexicana”. La premisa es: al haber información equilibrada de los candidatos, sin manipulaciones que inclinen el favoritismo por el “elegido” de los grupos en el poder, la ciudadanía tendría mejores criterios para elegir al presidente de la República.
¿A dónde irá a parar este movimiento? Aún su destino es incierto pero ha despertado a sectores de la sociedad civil que se mantenían aletargados. Los estigmatizados pirrurris le han tirado a las televisoras. Apenas se han abierto algunos boquetes, aún falta mucho para revertir la historia a favor de las mayorías. Como todo proceso social, el camino es largo y de ser consistente, deberá mantenerse después del 1 de julio. La vida da vueltas, el hámster también, y mis hielos en el whisky corren la misma suerte. ¡Salud por los siete años de Performance!

Acerca de Performance

Divulgación cultural. Información y crítica de los acontecimientos y actividades artísticas y culturales de actualidad en Xalapa. Incluye reportajes, ensayos, críticas, entrevistas, reseñas y artículos de opinión sobre la actualidad de Xalapa, Veracruz y el país.